Distrito 1.09. Mercado del Este

Slide parallax image
Slide parallax image
Slide parallax image

Calle Hernan Cortés, 4.

Santander era a mediados del siglo XIX, una ciudad cosmopolita gracias a la pujanza de su puerto y su tráfico mercantil con América. Desde el siglo anterior, el crecimiento de la capital fue constante y así su expansión urbanística necesitó recuperar terreno al mar hacia el este, proyectando un ejemplar ensanche con uniformidad en las dimensiones y con la valoración del espacio de la calle, como elemento básico en la configuración de la nueva ciudad.

En 1.839, ante la necesidad de ordenar y sanear los lugares de comercio de perecederos, se redacta un ambicioso plan municipal de mercados, que se anticipa en treinta años al propuesto en Madrid.

El alcalde López Dóriga, encarga a D. Antonio de Zabaleta, el proyecto y la supervisión del plan.

Nacido en Madrid en 1.808, Zabaleta fue sin duda una de las figuras más destacadas de la arquitectura española del siglo XIX.

Formado en la Academia de San Fernando, completa sus estudios en París y Roma entre 1.823 y 1.836. En 1.838 solicita una plaza de arquitecto convocada por el ayuntamiento de Santander y permanece en nuestra ciudad hasta 1.842.

Durante este tiempo proyecta la Casa de los Arcos de Botín en la plaza de Pombo, los mercados del Este y Atarazanas, el puente de Vargas y pocos años después la iglesia de Santa Lucía.

El Mercado del Este supuso un hito en su tiempo y la introducción de la idea de galería comercial. Se instaló ocupando dos manzanas del Ensanche, con planta rectangular de 39 mts. por 69 mts. de lado de simetría biaxial y resuelto en una sola altura.

El mercado reconstruye una ciudad dentro de la ciudad. Sus áreas de comunicación se convierten en “calles”, y los puestos en “fachadas”, la acertada resolución de la cubierta permite una iluminación y una aireación uniformes, consiguiendo el conjunto un espacio rítmico. Su belleza no ha de buscarse en elementos decorativos superfluos, sino en la utilidad, en la sensación de orden y fluidez, en su integración en el ensanche, en su capacidad de servir de paseo público en invierno.

La construcción del mercado fue un orgullo para la ciudad, tanto que la prensa local afirmaba: “…a juicio de muchas personas de gusto y de ilustración, apenas hallará rivales dentro ni fuera de España”.

INTERVENCIÓN DE LA ESCUELA TALLER  EN EL MERCADO DEL ESTE

Fundamentalmente las labores de desescombro y limpieza en esta edificación se realizaron sobre elementos postizos, añadidos en sucesivas transformaciones sufridas a lo largo de la historia.

También se desescombraron todas las zonas que se encontraban medio derruidas debido a diferentes causas: zonas consumidas por las llamas, zonas hundidas y zonas deterioradas.

Buena parte de la estructura soporte del mercado se encontraba en un estado de pudrición avanzado, habiendo perdido la sección soporte, por lo que se encontraba la cubierta en algunos puntos sin apoyo real .

Por ello se procedió a su apuntalamiento con una estructura soporte auxiliar compuesta de pilares metálicos andamios y tablones de madera, formando una retícula que absorbe los esfuerzas y las cargas de la cubierta.

Los muros exteriores estaban deshabilitados debido a reformas que los comerciantes habían realizado sobre sus puestos (habían excavado los muros para ganar espacio, para instalar cámaras frigoríficas, pequeñas zonas de almacenamiento…).

En algunos tramos el muro que se suponía de una sección de 1 pie de ladrillo macizo había perdido más de dos tercios de su sección.

Por ello se retacaron las zonas más resentidas con ladrillo hueco doble y con aparejos variables dependiendo del caso.

Se realiza la acometida de la instalación de electricidad con un carácter provisional, con la intención de tener corriente para iluminar las áreas de trabajo y poder utilizar maquinari

También fue necesario realizar la acometida de la instalación de agua con dos tomas.

Se puso en funcionamiento la instalación de saneamiento existente cuando el Mercado estaba en uso.

Según los planes de la obra el taller de carpintería tenía su lugar óptimo en el mismo mercado, para lo cual se acondicionó una zona.

Para ello se realizó una estructura auxiliar a base de pilares metálicos sobre los que se apoyaban unos tablones DM.

Las zonas en las que se instala el taller de carpintería se cierran en sus huecos superiores con un material traslúcido que permite el paso de la luz y evita el paso de la lluvia y viento.

Con posterioridad, los trabajos iniciales de restauración del edificio por parte de la Escuela Taller, éstos fueron suspendidos para convocar un concurso de ideas. Tras varios años de paralización, el mercado fue demolido, se realizó una planta subterránea, sede actual del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria y en superficie se reconstruyó el mercado con un aspecto exterior similar al del original.

EXPOSICION “MAS QUE MIL PALABRAS”

Ante la necesidad de usar la planta sótano del Mercado del Este como sala expositiva para la muestra: “Más que mil palabras” se realizaron importantes obras de acondicionamiento.

Para la ejecución de la estructura, los carpinteros realizan gran número de caballetes de madera de unos 2´60 x 0´40 m, el montaje se realizó con uniones de listones construyendo paredes cuyo acabado fueron tableros de aglomerado.

El acabado final lo dieron los pintores emplasteciendo, luciendo, lijando, dando una mano de imprimación con selladora y la última mano con pintura plástica de interior.

RESTAURACIÓN Y PINTURA DE LAS FACHADAS (Año 2.012)

Debido a su céntrica situación y a lo concurrido del lugar, las obras se realizaron con la mínima ocupación de aceras y la máxima seguridad, lo que ha propició la nula interferencia en el uso de tan frecuentado edificio de la ciudad. Las obras se finalizaron en su totalidad anticipándose en los plazos previstos en 15 días.

Las obras realizadas consistieron en un previo lavado mecánico de la superficie mediante cepillos y agua a presión, la recogida de faltas y grietas con masilla elástica y posterior aplicación de un fondo fijador. El acabado final se realizó con un revestimiento de primera calidad a base de poliloxano y cuarzo. Se esmaltaron los huecos metálicos y se doraron las letras talladas sobre sus dos puertas principales.

Tras consultar los estudios y archivos gráficos conservados en el  Ayuntamiento se decidió recuperar y destacar las molduras decorativas del edificio en un tono más claro, siguiendo la idea del proyecto original del mercado diseñado por el arquitecto Antonio de Zabaleta en el siglo XIX.

PLANO COMERCIAL DE SANTANDER DE 1.880

En la fachada oeste del Mercado se ha instalado la reproducción de un plano de Santander del siglo XIX, en concreto el Plano Comercial de Santander de 1880 editado por la imprenta N. Ramírez y Compañía.

El plano original se conserva en la Biblioteca municipal, tras su escaneado a alta resolución, se procedió a una laboriosa restauración digital de la imagen para eliminar dobleces, rotos y manchas que afectan al original. Posteriormente y tras un proceso complejo, se ha impreso la imagen en 391 azulejos que se ha fijado a la pared, completando un mural de más de 9 metros cuadrados.

El plano se ha colocado en un extremo de la calle peatonal de Trafalgar  para favorecer su contemplación individual o en grupo sin molestar el tránsito peatonal y con la idea de añadir un elemento informativo más, en la idea del Anillo Cultural.  Así un guía turístico, profesor, o aficionado ducho en la materia, podrá explicar la evolución histórica de la ciudad y sus avatares urbanísticos previos al incendio de 1941. El plano es muy instructivo (aparece proyectando el Ensanche de Maliaño) y estéticamente atractivo, pues tiene anuncios de los comercios y empresas contemporáneos del primer Mercado.

Así nos podemos encontrar numerosos anuncios curiosos de fábricas de chocolate, yute y estopa, cervezas, toneles, curtidos, tiendas de coloniales, relojerías o zapatos además de establecimientos de baños, como los del Sardinero, anunciados como los primeros de Europa. Todos ellos fiel imagen de la intensa actividad industrial y comercial de la ciudad en las décadas finales del siglo XIX.

CRONOLOGÍA DE INTERVENCIONES

  • Cantería
  • Albañilería
  • Carpintería
  • Carpintería
  • Pintura

SITUACIÓN

Soy el wordpress nuevo