Distrito 8.20. Lavadero, pilón y fuente Tremar

C\Aviche, 85B

REHABILITACIÓN DEL CONJUNTO DE LAVADERO, ABREVADERO Y FUENTES EN TREMAR
La Escuela Taller Santander VI ha llevado a cabo la restauración del conjunto formado por el lavadero, abrevadero y dos fuentes que se nutren de dos manantiales naturales en el lugar llamado Tremar, en Monte.
Las obras de rehabilitación comenzaron con la adecuación del entorno, con la colaboración de Amica en la limpieza inicial, pues era una zona muy degradada y abandonada que se utilizaba como vertedero ocasional y de Talleres Municipales como apoyo técnico.
La obra da comienzo con una limpieza de matorral por parte del Taller de Jardinería, que revela la existencia de un muro de mampostería derruido que en su momento cumplía la función de delimitar en conjunto hidráulico, haciendo de muro de contención en el que descansan los dos abrevaderos.
Se descubrieron los pasos de carretas y se delimitó la obra, instalando los medios auxiliares con gran dificultad debido al mal estado de la zona y a la fuerte pendiente existente, por lo que la implantación de las casetas fue de por sí una obra dura de cimentación y hormigonado, todo estas actuaciones previas se llevaron a cabo respetando al máximo el uso actual de las fuentes y los pasos.
Posteriormente se actuó sobre el sistema de desagües y regulación de agua del conjunto, de inusual complejidad técnica, pues el abrevadero se nutre de distinto manantial y con distinto ciclos que las fuentes. Ase descubrió que las fuentes actuaban como depósitos reguladores entre ellas y de fuente al lavadero, por lo que se procedió a la limpieza de las conducciones y los depósitos de éstas, y a rehabilitar un desagüe para el segundo abrevadero que desaguaba en lámina libre en el recinto. Al no existir tampoco drenaje superficial en todo el terreno, las fuentes actúan como drenaje de la escorrentía de superficie, por lo que se adecuó estos, ampliándolos y cambiando las rejillas de desagüe para hacer este más eficaz. Se hizo uso de bombas de achique del Servicio Municipal de Bomberos, pues la colmatación era importante.
Para el correcto funcionamiento de los abrevaderos se impermeabilizó los vasos con materiales de última generación en construcción, son morteros que actúan bajo presión de agua de rápido fraguado.
Los dos abrevaderos se han revocado, respetando la media caña de los paramentos verticales para facilitar el desagüe en lámina libre en caso de exceso de agua, y se ha rehabilitado con especial mimo y respeto la cabecera de ladrillo, única decoración en este material en todo el conjunto, desde la que nace el grifo.

El muro de mampostería se recreció a la altura original con las mismas que aparecieron desperdigadas por el entorno así como las pilastras decorativas de arranque de muro, con un trabajo excepcional de cantería.
Las dos fuentes se acometieron en un principio hidráulicamente, izando las dos campanas de piedra que cubren a modo de tapa los dos depósitos, para poder intervenir en la profundidad de éstos y en las mismas campanas rehabilitando su forma con morteros y resinas epoxi.
A parte de diseñar las rejillas nuevas, se han añadido pilastras como las dos originales para completar las medidas de seguridad, armonizando con la estética del conjunto, aunque facilitando la identificación como añadidos respecto a las originales para delimitar el carácter de la restauración. Se ha revocado y pintado los paramentos verticales de las fuentes, menos las escaleras de bajada, que se procedió a su rejunteo. Para completar las medidas de seguridad, se han diseñado unas barandillas tubulares entre las pilastras, pues al estar las salidas de agua en un plano inferior existía serio riesgo de caída.
Se procedió a la restauración de la edificación existente, con trabajos en fachada y en cubierta, adecuando las dos puertas de acceso a la zona de lavado y el vaso del lavadero:
Picado de toda la fachada e interior para limpiar el revoco antiguo y reparar grietas estructurales de asentamiento.
Murete de contención de hormigón armado para proteger la estructura del edificio que alberga el lavadero, pues el empuje del relleno en rampa actual le estaba perjudicando en estructura.

Se completa el refuerzo exterior con una acera perimetral forrada de laja desconcertada como el murete de contención.

Revoco definitivo de paramentos verticales de fachada exterior con carga suficiente para intentar salvar las irregularidades de la construcción.

Revoco de las paredes interiores con la misma finalidad.

Limpieza de hormigón de cubierta en inclinada hacia el interior para recogida de aguas.

Reparación del hormigón de la cubierta y preparación de la superficie para colocar teja.

Colocación de teja rematada con pintura antihumedad adhesiva.

Ejecución y colocación de puertas de forja en las dos entradas al cuerpo del edificio.

Rehabilitación mediante limpieza y tratamiento de las superficies de piedra interiores del edificio, que configuran una meseta perimetral que rodea el cuerpo del lavadero, escaleras de bajada y las propias del lavadero en sí, que es un elemento entero de mampostería que se rejuntea adecuadamente.

Impermeabilización de la base del lavadero con productos especiales.

Pintura acrílica de fachada.

Pintura plástica de interiores.

Esmaltado efecto forja de elementos metálicos: barandillas y enrejado de puertas.

Por último, se procede a la limpieza final de toda la obra, retirada de casetas, demolición de cimentaciones y dados de hormigón de éstas, arreglos de jardinería y siembra.

CRONOLOGÍA DE INTERVENCIONES

Escuela Taller

MERCADO DEL ESTE

  • Pintura
  • Albañilería
  • Cantería

SITUACIÓN

Recommend
Share
Tagged in
Soy el wordpress nuevo