Distrito 8.21. Lavadero de Fumoril

Calle fumoril. Cueto

LAVADERO DE FUMORIL 

Hubo un tiempo en el que Santander contaba con una amplia red de fuentes y lavaderos que permitían el suministro de agua a personas y ganados y facilitaba la laboriosa tarea del lavado de las ropas. De aquellos lavaderos edificados en su mayoría en el siglo XIX, quedan muy pocos testimonios en pie. De todos ellos el mayor y más singular aún conservado, es el de Fumoril en Cueto, un conjunto que cuenta con abrevadero, fuente y un amplio y luminoso lavadero.

En el año 2002, la Escuela Taller municipal restauró por primera vez el lavadero de Fumoril en Cueto. Con aquella labor no solo se pretendió recuperar un singular elemento del patrimonio etnográfico de la ciudad, también se concibió como un homenaje a la mujer rural, obligada en tiempos no muy remotos, a realizar duros y penosos trabajos, como el lavado manual de la ropa.

En aquella ocasión el lavadero se encontraba prácticamente en la ruina y se realizó una restauración en profundidad buscando y respetando su aspecto original. Se abrieron los antiguos vanos que permanecían tapiados, se colocaron rejas de fundición, se picaron, revocaron y pintaron los paramentos interiores y exteriores y se reformó completamente la cubierta.

En este año 2011, la Escuela Taller ha intervenido de nuevo para recuperar la imagen de este modesto pero singular edificio. Durante estos últimos diez años el lavadero se había deteriorado. Los nuevos alumnos de este proyecto han tenido la oportunidad de aprender en su oficio realizando prácticas diversas, ya que ha sido preciso reponer tejas de la cubierta, el picado y repintado de sus muros y la restauración y pintado de sus elementos metálicos.

El resultado es un lavadero de Fumoril remozado, un elemento tal vez humilde de nuestro patrimonio, pero que permite mediante su contemplación y explicación trasmitir a las generaciones futuras, las duras condicionedas de maquinaria pesada. Se acondicionó y sembró una superficie de 7500 metros cuadrados.

LA CUBIERTA

Las tensiones por sobrecarga inducida por el mal funcionamiento de los elementos principales, así como la pudrición del maderamen y la acción de los xilófagos, provocaron la deformación y rotura de gran parte de los elementos estructurales con hundimientos en varias zonas y movimientos de tejas. Considerando la situación como muy grave se procedió a la reconstrucción total de la cubierta concretada en:

– Sustitución de elementos estructurales, cabrios y ripia.

– Colocación de impermeabilizante (onduline).

– Reposición con teja curva fijada con gancho de acero inoxidable para mayor resistencia a los temporales.

CRONOLOGÍA DE INTERVENCIONES

SITUACIÓN

Soy el wordpress nuevo